Búsqueda personalizada

jueves, 14 de marzo de 2013

Chew Vol. 2. Sabor internacional de John Layman y Rob Guillory.

Ficha:

- Guión: John Layman.
- Dibujo: Rob Guillory.
- Edición original: Publicado por Image en la colección Chew números 6 a 10.
- Edición española: Publicado por Planeta deAgostini en noviembre de 2010 un tomo en tapa blanda de 130 páginas y 12´95 €.


Historia:

El detective Tony Chu trabaja para una agencia americana encargada del control de la carne de pollo, considerada ilegal desde hace años. Sus investigaciones le llevaran hasta una  paradisiaca isla del Pacífico se ha descubierto una fruta que sabe exactamente igual que la carne de esta ave. Chu deberá descubrir de donde procede este peculiar fruto y que tiene que ver en todo esto su hermano.

Opinión:

Poco a poco me estoy enganchando a Image. Desde siempre la mayoría de cómics que he leido han sido de Marvel o DC pero últimamente he ido echando un vistazo a al material de otras editoriales como Image y la verdad es que hay mucho y muy bueno. Chew es una de esas colecciones que he descubierto recientemente y que me ha enganchado desde el primer momento. Tiene una mezcla de humor negro, serie negra y ciencia ficción como pocas veces había visto.

En este segundo arco argumental la serie sigue creciendo y ampliando el reparto de personajes. Deja aparcados algunos temas que quedaron pendientes de la primera entrega para ir abriendo nuevos interrogantes y dándonos a conocer el mundo por el que se mueve el detective Tony Chu. La acción se traslada desde la ciudad hasta una isla del Pacífico. Esto es la excusa perfecta para que el autor nos enseñe como es este peculiar mundo en otras partes.


Respecto a los personajes en este segundo tomo se recupera a John Colby, el compañero de Chu que fue  herido por un cuchillo al comienzo del primer número. Ambos colaboraran para resolver el primer caso con el que comienza Sabor internacional y se convertirá en uno de los secundarios habituales. El resto de secundarios como Amelia o el jefe de Chu también vuelven a aparecer a lo largo de la trama, ampliando poco a poco su importancia en la historia. Aún sigo flipado con la última página del cuarto episodio protagonizada por Colby y el jefe.

Uno de los mayores aciertos de este tipo de series es que los autores tiene total libertad para hacer y deshacer a su gusto. En varias ocasiones asistimos a giros de guión sorprendentes y la historia va de sorpresa en sorpresa. Si a esto le añades el humor negro que tiene frecuentemente tenemos un cómic que se lee casi de una sentada y que deja con ganas de más.



Del trabajo artistico de Guillory sigue manteniendose a un gran nivel. Una serie como esta que juega con conceptos surrealistas y un humor muy peculiar debe contar con un estilo como el de Guillory. Un dibujo paródico que evita en todo momento el realismo y que nos deja unos personajes que parecen sacados de una serie de dibujos animados. Me gusta especialmente la expresividad con la que dota a todas las caras y como reflejan en todo momento lo que esta ocurriendo.

John Layman y Rob Guillory han creado una serie llena de posibilidades y están sabiendo como explotarlas. Me gusto mucho el primer tomo de esta colección y me ha gustado mucho este segundo. Chew se ha convertido en una de las mejores lecturas que he tenido los últimos tiempos. Dadle una oportunidad que seguro que os gusta.